Cómo me beneficio del subsidio de desempleo

Catherine Mendoza y Jaime Pacheco son dos personas comunes y corriente. Cada uno trabajaba en diferentes empresas. Ella en Bogotá en mercadeo de libros. Él en Barranquilla lo hacía en refrigeración. Hace más de dos años los unió una palabra catastrófica: desempleo.

Ninguno sabía que el Gobierno Nacional a través de la Ley 789 de 2002 había aprobado un subsidio al desempleo que se debía tramitar a través de las Cajas de Compensación Familiar en el país.

Entró a funcionar, luego de la reglamentación, a partir de 2003.

Ley de acoso laboral: entre el miedo y el desconocimiento

“No tengo ni idea”, respondió entre risas Milena Pérez* a la pregunta de si sabía lo que significaba el acoso laboral. La mujer trabaja en el área de oficios varios en una empresa de la ciudad. Sirve el tinto, limpia, lleva y trae paquetes y documentos, compra cigarrillos a los jefes y, con frecuencia, realiza el aseo en la casa de uno de los dueños de la compañía.

“Sí, es bastante trabajo, pero toca, si no lo hago me botan y ¿cómo quedo?”, argumentó. Milena es madre cabeza de hogar, tiene tres hijos y apenas gana el salario mínimo.

Páginas

Suscribirse a Consultorio Jurídico RSS